Publicado por: Genbeta

Publicado en: 07/12/2017 02:30

Escrito por: Toni Castillo

Hace escasamente dos semanas Uber confirmó un ciberataque masivo ocurrido en octubre de 2016 en el que datos personales de 57 millones de clientes y conductores se vieron afectados. La grave brecha de seguridad, en investigación en países como Estados Unidos o España, además de ser ocultada fue silenciada con el pago de 100.000 dólares a los responsables. Querían que la información sustraída fuese eliminada y el suceso se mantuviese en secreto. Hoy sabemos gracias a una información exclusiva publicada por Reuters que el atacante es un hombre de Florida de 20 años. Aunque la agencia no ha podido concretar la identidad del pirata informático, los datos han sido confirmados por varias fuentes cercanas que hablan de la participación de una segunda persona pagada por el hacker. Esta habría sido la que accedió al repositorio de GitHub. Uber habría analizado el equipo del atacante para comprobar el borrado de los datos Este joven fue descrito por una fuente como alguien que "vive con su mamá en una pequeña casa tratando de ayudar a pagar las cuentas" y que para el equipo de seguridad de Uber no parecía representar una amenaza adicional como para iniciar una persecución. El pago llevado a cabo por la compañía, según dos fuentes, se llevó a cabo para poder confirmar su identidad y pedirle que firmase un acuerdo de no divulgación para disuadirlo de cometer más delitos. Aunque en su momento no se dijo cómo se había comprobado que la información extraída por este atacante se ...